miércoles, 27 de agosto de 2008

Jung y los sueños

Carl Gustav Jung (1875-1961) quien mantuvo vínculos en algún momento con Freud busco un camino propio en el análisis con sus pacientes y en este contexto da un significativo lugar a los sueños.
Jung cuenta en su libro “Recuerdos, Sueños y Pensamientos” , que la ruptura con Freud lo deja en una situación de desorientación y necesidad de inicio de algo nuevo en el modo de tratar con sus pacientes , es así como se abre a la escucha de los que estos le sugieran y puede ver que estos se refieren principalmente a sus fantasías y sueños. Ellos informaban espontáneamente sobre la realidad onírica que protagonizan en sus sueños y el decide solo intervenir con preguntas que los introduzcan en aquello que les permitiera develar los significados sin mayor esfuerzo.
"Así como los contenidos conscientes pueden desvane¬cerse en el inconsciente, hay contenidos nuevos que nunca fueron conscientes y que pueden surgir de él. El descubrimiento de que el inconsciente no es un mero depositario del pasado sino que también está lleno de gérmenes de futuras situaciones psíquicas e ideas, me condujo a mi nuevo enfoque de la psicología. Es un hecho que pueden surgir por si mismos del incons¬ciente pensamien¬tos e ideas nuevas que anterior¬mente jamás fueron conscientes. Deseo señalar que la capacidad de la psique humana para producir semejante material nuevo es particularmente significativa al tratar el simbolismo de los sueños, pues encontré una y otra vez que las imágenes e ideas contenidas en los sueños posiblemente no puedan explicarse sólo en función de la memoria. Expresan pensamientos nuevos que jamás alcanzaron el nivel de la conciencia"
Posteriormente incorpora su experiencia en la explicación de la mitología de los pueblos primitivos, el había escrito un libro sobre los héroes que indaga en el mito que siempre vive el hombre y le lleva a preguntarse sobre el mito en que vive el hombre actual e incluso sobre el propio mito, que el vive como persona.
«Arquetipo» no es una expresión nueva sino que ya aparece en la antigüedad como sinónimo de «Idea» en el sentido platónico. [...]" (p. 70)
Sus propios sueños le preocupan y le permiten ir armando ideas al respecto, a lo que constituiría posteriormente los arquetipos. Freud había concluido que en el inconsciente había reliquias de antiguas experiencias, y para Jung estos sueños formarían parte de una psiquis viva, que le ayuda a configurar su teoría acerca de los arquetipos...
[...] No se trata entonces de representaciones heredadas sino de posibilidades de representaciones. [...]" (p. 62)
Los arquetipos son aquellas disposiciones hereditarias, comunes a la humanidad a formar ciertas imágenes relacionadas con aspectos fundamentales de la vida, Solo podemos ver las manifestaciones de estas disposiciones, es decir a las imágenes arquetípicas, la cuales contienen una carga afectiva significativa, se repiten en diversas culturas y comparten un inconsciente colectivo. El arquetipo es una forma preexistente, cuyo contenido varia.
"Dado que entre los conflictos elementales humanos existe una identidad que está mas allá del tiempo y el espacio, la fantasía creadora se dedica a producir analogías de los procesos instintivos con el objeto de desligar la libido de la mera instintividad y transfe¬rirla a representaciones análogas. La índole de la analogía es un problema muy serio, puesto que como hemos dicho, tiene que haber representaciones que atraigan la libido. Creo que su carácter especial reside en el hecho de que sean arquetipos, es decir, formas univer¬salmente existentes cuyo conjunto consti¬tuye la estructura del incons¬ciente colectivo. Los ar¬quetipos son aquellas formas o cauces por los cuales fluyó desde siempre el acontecer psíquico. El arqueti¬po es una tendencia a formar representacio¬nes de un motivo, represen¬taciones que pueden variar muchísimo en los detalles sin perder su modelo básico. No se trata pues de representaciones heredadas, sino de una disposición funcional a producir representaciones iguales o análo¬gas. Es propio del arquetipo una acción numinosa, esto es, que afecta al sujeto de modo similar al instinto, más aún, este último puede ser limitado y hasta dominado por esa fuerza. Debo aclarar las relaciones entre instintos y arquetipos: lo que propiamente llamamos instintos son necesidades fisio¬lógicas y son percibidas por los sentidos. Pero al mismo tiempo se manifiestan en fantasías y con fre¬cuencia revelan su presencia sólo por imágenes simbó¬licas. Estas manifes¬taciones es lo que yo he llamado arquetipos. La forma en que aparecen los arquetipos en la experiencia práctica es la siguiente: son, al mismo tiempo, imáge¬nes y emociones. Se puede hablar de un arquetipo sólo cuando estos dos aspectos son simultá¬neos. Los arque¬tipos no son meros nombres ni aún conceptos filosófi¬cos. Son trozos de la vida misma, imágenes que están íntegramente unidas al individuo por el puente de las emociones"
Los arquetipos se constituyen por que el inconsciente posee la capacidad de conservar carac¬terís¬ticas primitivas que formaban parte de la mente originaria.
Las imágenes arquetípicas expresan una energía psicológica por medio de los sueños, los mitos, las leyendas, la personificación de héroes o elementos esenciales como el agua, el fuego, etc. La figuración de representaciones contiene aquellas temáticas que involucran al hombre y sus procesos como la fertilidad, el nacimiento, la muerte, la maternidad, el amor, la transformación, etc. Estas formas acompañan al hombre, lo guían y motivan en el curso de su travesía humana, Es un conjunto heredado de impulsos y memoria compartida por toda la humanidad, que emerge en representaciones oníricas en el soñante cuando es lo relevante de ese momento de vida y de ese individuo que sueña.

Arquetipos en los sueños

"A mi parecer, es un gran error admitir que el alma del recién nacido es una tabula rasa y afirmar en consecuencia que en ella no hay absolutamente nada".


Los arquetipos en un sentido amplio describe los aspectos inconscientes, marcados por la energía del padre, la energía masculina que nos identifica en el hacer, proveer , cazar , conquistar .

Jung descubre que los sueños representan aspectos de nosotros mismos, a través de personajes con características bien definidas.
1.La persona, la mascara o el personaje. Es lo que construimos como imagen para que nos vean, la forma en que nos presentamos ante el mundo exterior. En busca de aceptación social. Es necesario para la vida en común y nos permite desenvolvernos en nuestros roles, ser sociables. Tiene entonces un carácter practico, pero si nos identificamos demasiado con el podría alejarnos de otros aspectos de nosotros mismos, desarrollar comportamientos inadecuados en ciertos ambientes, hacernos ser no flexibles. Cuando el ego se identifica con la persona se habla inflación que significa estar engrandecido por un rol e intentar desempeñarlo en toda circunstancia. Se presenta en nuestros sueños como un espantapájaros o un vagabundo, o bien como un paisaje desolad


La persona, la mascara o el personaje.
Es lo que construimos como imagen para que nos vean, la forma en que nos presentamos ante el mundo exterior. En busca de aceptación social. Es necesario para la vida en común y nos permite desenvolvernos en nuestros roles, ser sociables. Tiene entonces un carácter practico, pero si nos identificamos demasiado con el podría alejarnos de otros aspectos de nosotros mismos, desarrollar comportamientos inadecuados en ciertos ambientes, hacernos ser no flexibles. Cuando el ego se identifica con la persona se habla inflación que significa estar engrandecido por un rol e intentar desempeñarlo en toda circunstancia. Se presenta en nuestros sueños como un espantapájaros o un vagabundo, o bien como un paisaje desolado.

"[...] Los arquetipos son formas típicas de conducta que, cuando llegan a ser conscientes, se manifiestan como representaciones, al igual que todo lo que llega a ser contenido de conciencia. [...]" (p. 173)

La Sombra .

Es según Jung "aquello que una persona no quiere ser", y representa aquel potencial no desarrollado de nosotros, nuestros aspectos primitivos, inadaptados y que no queremos reconocer. Muchas veces los rechazamos en los demás y no vemos lo que hay en nosotros de eso.
Generalmente creemos que no existe, por que la reprimimos y apartamos de la conciencia pero se presenta repentinamente en una crisis.
La sombra se presenta en las acciones egoístas, destructivas y violentas de cada persona o comunidad.
En los sueños suele aparecer bajo la apariencia de una persona del mismo sexo, a menudo con una actitud amenazante más propia de una pesadilla.
Como no esta en nosotros y no podemos sacarla aparece con la forma de un personaje onírico inmune a los golpes, a las armas o persiguiéndonos por los rincones más recónditos de la mente. También puede también tomar la apariencia de un hermano o una hermana, o bien la de un desconocido que nos presiona para afrontar situaciones que no queremos ver o como palabras que no queremos escuchar.
Generalmente por presentar características obsesivas, posesivas nos provocan temor o rabia. Cuando aparecen los sueños es un llamado a que seamos concientes de su existencia a integrarla en nuestra psiquis y existencia, en una relación de armonía con el ego en pro de la creatividad.
"[...] Los arquetipos solamente aparecen en la observación y en la experiencia como ordenadores de representaciones, y esto siempre ocurre en forma inconsciente, por lo cual sólo puede conocerse a posteriori. Asimilan material representativo, que procede indiscutiblemente del mundo fenoménico, y de ese modo se vuelven visibles psíquicos. [...]" (p. 178)

Anima Y Animus.



Mercurio o Hermes ..el símbolo de la energía masculina que habita en el inconsciente
Se vinculaba al termino griego del logos, el espíritu que intenta entender la energía de las cosas , el mundo racional , lógico y formal por lo que Jung nos habla del arquetipo del significado que se contrapone a Eros , el que conecta , relaciona .
.



Cada uno de nosotros posee una energía masculina y femenina.
"[...] el tema de la syzygia, que expresa que con algo masculino siempre se da al mismo tiempo lo correspondiente femenino. [...]" (p. 61)
El Animus encarna aspectos que destacan en el hombre y el anima son aquellas cualidades que nos llevan a poner atención a nuestras emociones.
Ambos con un potencial útil en cada ser humano y nos invita a conectarnos sus cualidades, independiente de nuestro género, para desarrollarnos y crecer.
Como imagen mitológica el ánima suele aparecer como una diosa virginal o una mujer hermosa, como por ejemplo Atenea o Venus. El animus es representado en un dios noble o un héroe como Hermes, Apolo o Hércules.
Cuando estos arquetipos no se integran podrían proyectarse en la vida como la necesidad de un amante idealizado., o en la idealización de la pareja. Cuando nos e equilibran podrían desarrollar aspectos mas cargados a las cualidades femeninas o masculinas.
"[...] La psique está lejos de ser una unidad; por lo contrario es una mezcla hirviente de impulsos, inhibiciones y pasiones antagónicas, [...]." (p. 97)

El anciano o anciana sabio.

Es la personalidad mana, simboliza una fuente primigenia de sabiduría y conocimiento, pero puede curar o destruir; atraer o repeler, enseñarnos o alejarnos del conocimiento que necesitamos. En los sueños, esta imagen puede manifestarse como un mago, un médico, un sacerdote, un profesor, la figura del padre .o cualquier figura de respeto o autoridad.
"No se da conciencia sin distinción de los contrarios. Ese es el principio padre del Logos, [...]. Pues nada puede existir sin lo otro, porque fueron uno en el comienzo y han de volver a ser uno en el final. Sólo puede existir conciencia si se reconoce y se tiene en cuenta permanentemente lo inconsciente, así como la vida debe pasar por muchas muertes." (p. 89)

El Timador.

Es el arquetipo del antihéroe, una mistura psíquica de lo animal y lo divino. A veces se le considera una manifestación de la sombra. En los sueños suele aparecer como un payaso o un bufón que se ríe de si mismo, de las pretensiones del ego y de su proyección arquetípica. Es la figura que revela nuestras intenciones ocultas, nos desarma el placer y la fiesta. Se presenta cuando el ego esta en vanidad, cegado por ambiciones y perdiendo el rumbo.

6.-El niño divino


Es la imagen arquetípica de la fuerza regeneradora que lleva al hombre a la individuación. Simboliza lo verdadero en nosotros el aspecto que integra la totalidad de nuestro ser. Se opone a las limitaciones del ego.. En los sueños puede aparecer como un pequeño niño o un bebé que a pesar de su apariencia de inocencia y vulnerabilidad posee una fuerza transformadora.
Esta imagen nos lleva a un reencuentro con lo que fuimos en otro momento y de lo cual pudimos habernos alejado.

La Madre


Desempeña un papel fundamental en nuestro desarrollo psicológico y espiritual. Aparece repetidamente en los sueños, mitos y las religiones porque representa el crecimiento como individuo y la fertilidad pero también lo que domina, devora, seduce y posee.
"La mujer, cuyo destino es ser perturbadora, sólo en casos patológicos es exclusivamente destructiva. [...]" (p. 90)
Se representa como la reina de los cielos o la imagen de una bruja porque su energía proviene de la tierra, pero también es divina, etérea.

Sobre los arquetipos de lo inconsciente colectivo

Jung nos dice

"Un estrato en cierta medida superficial de lo inconsciente es, sin duda, personal. Lo llamamos inconsciente personal. Pero ese estrato descansa sobre otro más profundo que no se origina en la experiencia y la adquisición personal, sino que es innato: lo llamado inconsciente colectivo. [...]" (p. 10)

"[...] Los contenidos de lo inconsciente personal son en lo fundamental los llamados complejos de carga afectiva, que forman parte de la intimidad de la vida anímica. En cambio, a los contenidos de lo inconsciente colectivo los denominamos arquetipos. [...] Esa denominación es útil y precisa pues indica que los contenidos inconscientes colectivos son tipos arcaicos o —mejor aún— primitivos. [...]". (pp. 10-11)
"[...] el concepto «arquetipo» sólo indirectamente puede aplicarse a las representaciones colectivas, ya que en verdad designa contenidos psíquicos no sometidos aún a elaboración consciente alguna, [...]." (p. 11)
"[...] El arquetipo representa esencialmente un contenido inconsciente, que al conciencializarse y ser percibido cambia de acuerdo con cada conciencia individual en que surge." (p. 11)
"[...] los mitos son ante todo manifestaciones psíquicas que reflejan la naturaleza del alma. [...]" (p. 12)
"[...] todo horóscopo se basa en un zodíaco arbitrario, [...]." (p. 12)
"[...] La vida de lo inconsciente colectivo ha sido captada casi íntegramente en las representaciones dogmáticas arquetípicas y fluye como una corriente encauzada y domada en el simbolismo del credo y del ritual. [...]" (p. 18)
"[...] Las imágenes arquetípicas son ya a priori tan significativas, que el hombre nunca pregunta qué podrían en rigor significar. [...] Y cuando comienza a pensar sobre ellas, lo hace con la asistencia de lo que él llama «razón», que por cierto no es más que la suma de sus prejuicios y sus miopías." (p. 19)
"Estoy convencido de que la creciente pobreza de símbolos tiene un sentido. [...]" (p. 20)
"[...] En rigor nada tiene significado, pues cuando no existía ningún hombre pensante no había nadie que interpretara los fenómenos. Sólo tiene significado lo no comprensible. El hombre ha despertado en un mundo que no comprende, y por eso trata de interpretarlo." (p. 38)
"[...] Cuando todos los apoyos y muletas se han roto, y ya no hay detrás de uno seguridad alguna que ofrezca protección, sólo entonces se da la posibilidad de tener la vivencia de un arquetipo que hasta el momento se había mantenido oculto [...]. Es el arquetipo del significado, así como el anima representa el arquetipo de la vida. [...]" (p. 39)
"[...] lo inconsciente «piensa» y prepara soluciones. [...]" (p. 40)

lunes, 18 de agosto de 2008



Tipos de sueños

Siempre soñamos, aun que creamos que no existe registró en la memoria. A veces estos vienen solo como una tenue sensación, o los evocamos, asociados a una vivencia cotidiana. Si hay distintos sueños con distintas cualidades y solo seleccionamos algunos como recuerdo conciente.
De aquellos sueños que quedan algunos insisten.
Solo las características de cada sueño como experiencia única, se nos sugerirá como abordarlos. Quizás por eso no es fácil, por que nos involucramos como sujetos activos y participativos en un territorio donde no hay receta. Donde actitud de hacernos cargo de lo que soñamos será la repuesta a esta invitación a mirar, acoger, percibir, sentir, comprender e integrar el soñar.
y nos invitan a mirarlos , acogerlos , percibirlos , sentirlos y comprenderlos e integrarnos.