miércoles, 27 de agosto de 2008

La Madre


Desempeña un papel fundamental en nuestro desarrollo psicológico y espiritual. Aparece repetidamente en los sueños, mitos y las religiones porque representa el crecimiento como individuo y la fertilidad pero también lo que domina, devora, seduce y posee.
"La mujer, cuyo destino es ser perturbadora, sólo en casos patológicos es exclusivamente destructiva. [...]" (p. 90)
Se representa como la reina de los cielos o la imagen de una bruja porque su energía proviene de la tierra, pero también es divina, etérea.

No hay comentarios: