domingo, 9 de octubre de 2011

es el amor de los unos a los otros innato entre los hombres y restaurador de la antigua naturaleza,

“Desde hace tanto tiempo, pues, es el amor de los unos a los otros innato entre los hombres y restaurador de la antigua naturaleza, que intenta hacer uno solo de dos y sanar la naturaleza humana. Por tanto cada uno de nosotros es un símbolo de hombre, al haber quedado seccionado en dos de uno solo, como los lenguados. Por esta razón, precisamente cada uno está buscando su propio símbolo“Platon 


La tendencia de la vida es la vida misma y en la búsqueda de  muerte, se busca  evitar el dolor para  no sufrir.  Que toda vivencia de displacer se anule y e extienda  nuestra existencia a una situación de prolongación sin apremios.
Los seres humanos somos accidentes en la existencia vital y nuestro organismo se sostiene en un impulso de vida desde los momentos de la concepción cuyas señales de riesgo están dadas por el dolor.
El dolor emocional es un  dolor extraño, a veces sin causas concretas, pero inquieta nuestra psiquis  y organiza nuestros impulsos en vías del alivio.
Nuestro actuar se orienta por un impulso y, el arte como producto de la actividad creadora busca también ser un espacio de alivio de la angustia.
El arte nos invita a interrogarnos sobre aspectos humanos no visibles de inmediato y el  psicoanálisis como  teoría de la mente,  una técnica de cura y un método de investigación que nos introduce en las profundidades de estas preguntas  que finalmente nos interrogan sobre el hombre. Es así como los vínculos entre el arte y el psicoanálisis  no son extraños:
El arte y psicoanálisis establecen vínculos de relación generando ambos una  la experiencia estética de vivencia integradora. Se dice que el psicoanálisis nos guía al camino de la curación, al lugar de la  falta, la castración y el contacto con la carencia, la diferencia, la ausencia, la angustia de lo que nos se tuvo, no se tiene,  no se tendrá. Pro sobre todo es sublimar, desde  una dimensión infinita y creadora de posibilidades desde la conciencia humana. desde aquí hay un nuevo espacio de trascendencia y crecimiento , por medio de procesos inconscientes .
“La creación artística se liga también con otro rasgo fundamental del ser humano: saberse mortal, poseer la certeza de la muerte como lo único seguro en su vida y anticiparse de esta manera al momento de su acaecimiento. Este saber  es la razón de una necesidad de permanecer más allá de los límites físicos de la existencia, de dejar huella transcendiendo el relativamente breve paso por la vida”.  (Gerber, 2001)
Somos seres simbólicos constituidos en una subjetividad,  cuyo alivio ante una realidad desafiante  es la posibilidad de   resignificar y dar   paso al reencuentro con el objeto perdido del deseo.
Somos  lo que somos, en el aquí y ahora y lo que no somos, aceptando o enunciando en la  añoranza de lo que queríamos ser y  en la posibilidad de una nueva constitución como sujeto en la cultura en el proceso de relación. Desde aquí el arte, como creación, metáfora y sublimación se manifiesta y se pone e en evidencia. La creación es un encuentro, con aquellos momentos que se conectan en el ahora, en ocasiones entendidos como perdidas, de dolor,  frustración, de lo que no fue  y logran ese paso de transformación a la belleza, que los hace arte en el  simple fenómeno de existir.

No hay comentarios: